Estoy en prisión

Algunas cadenas son visibles, las de san Pablo lo eran. Fue encarcelado primero en Jerusalén, después en Cesárea, después en Roma; murió en cautividad, víctima de la primera oleada de persecución a los cristianos en el imperio romano. José pasó largo tiempo en una prisión egipcia, falsamente acusado de asalto sexual a la esposa de su patrón.

Sadrac, Mesac y Abednego fueron confinados y condenados a muerte por el rey Nabucodonosor de Babilonia; su valiente testimonio ante un horno de fuego es una obra maestra de valentía, confianza y resignación serena: “Nuestro Dios, a quien servimos, puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tus manos, rey, nos librará. Y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Daniel 3:17,18).

Dios puede usar incluso el encarcelamiento de sus hijos para su plan de salvación. Por su obra, se planta y se fortalece la fe en los corazones humanos y se da gloria a él. El profeta Isaías anunció que la “libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel” (61:1) es parte de la obra del evangelio de Cristo. Algunas veces produjo verdaderas liberaciones milagrosas; Sadrac y sus amigos, y también José no solo fueron liberados sino también ascendidos a altos cargos en el gobierno. Corrie ten Boom sobrevivió al campo de concentración nazi en Ravensbrück por un milagroso “error administrativo”.

Algunos, como san Pablo y Dietrich Bonhoeffer, le han dado gloria a Dios sufriendo el martirio. Su salida de la cárcel coincidió con la liberación de todo sufrimiento terrenal.

Durante 18 años, el pastor Mark Jeske trajo la Buena noticia de Jesucristo a los espectadores de Tiempo de Gracia en programas semanales de 30 minutos transmitidos en todo Estados Unidos y en todo el mundo a través de la television, el cable y el satélite locales, asi como la transmisión a pedido a través La internet. El sigue siendo el pastor principal de la iglesia de San Marco, una prospera congregación multicultural en Milwaukee, Wisconsin. Mark es autor de varios libros y docenas de folletos devocionales sobre diversos temas. El y su esposa, Carol, tienen cuatro hijos adultos.

Haga clic aquí para leer mas devociones.

Get Free Daily Grace Moments Devotions